Demanda por incumplimiento de contrato de seguro de casa

Al comprar o rentar una casa, has contratado un seguro de casa pues quieres proteger la propiedad, tus muebles y demás efectos personales. También quieres estar protegido en caso de que alguien sufra un accidente en tu propiedad. Tu póliza contiene una cobertura amplia, por lo que en caso de enfrentarte a un desastre, solamente tendrás que pagar una cantidad razonable de tu bolsillo.

En caso de tener una hipoteca, tu banco puede determinar qué tan amplia debe ser tu póliza, lo cual afectará el costo y, como resultado, también cuánto deberás pagar como deducible en cada caso de reclamación o pérdida. Has entendido también que puedes elegir entre la opción de asegurar tu casa en base al costo de reemplazo o en base a su valor actual en efectivo. Cada póliza protege contra un número específico de eventos que puedan causar daño a tu propiedad.

Estás tranquilo hasta que…

Un día llegas a tu casa y descubres que se reventó una tubería en tu baño. El daño no es solamente en ese lugar, sino que el agua ha corrido hacia tu habitación y ha arruinado la alfombra y los muebles. Además, ha entrado a tu closet y mojado todos tus zapatos, los cuales ya no podrás volver a usar. ¡Tan solo pensar en los ventiladores y deshumidificadores que tendrás que poner y el costo de la electricidad que tendrás que pagar, te quita el sueño!

O tal vez sucede que alguien (nadie en tu familia quiere decir quién) deja la estufa prendida para ir a contestar el teléfono y en poco tiempo las llamas saltan de ahí hacia una cortina y tu casa se empieza a quemar. Corres a apagar el fuego pero el daño ya es demasiado grande.

Es decir que, después de varios años de pagar fielmente tus cuotas para mantener vigente el seguro, finalmente ha llegado el día que nunca jamás esperabas que llegara: has sufrido un desastre y necesitas que tu aseguradora te responda. ¡Sorpresa! Tu aseguradora no te paga a tiempo o tal vez no te paga la cantidad que esperabas o quizás te dice que ciertas cosas que se te han dañado no están cubiertas por la póliza. ¿Qué camino puedes seguir para reclamar lo que consideras justo?

Cuando compras una póliza de seguros, esperas estar protegido dentro de los límites de la póliza. Sin embargo, es posible que una persona se vea implicada en una disputa con la aseguradora cuando ésta niega una reclamación o no paga la cantidad completa de los daños y perjuicios.

Una compañía aseguradora tiene el deber de actuar en buena fe mediante el pago de las demandas legítimas en una cantidad de tiempo razonable (dentro de los límites de la póliza). Es posible que la compañía de seguros esté incurriendo en mala fue cuando niegan su demanda, se demora demasiado en procesarla, o no paga la cantidad completa de la demanda (dentro de los límites de la póliza). Si se puede determinar que la compañía actuó de mala fe, entonces se le puede demandar.

Aunque claro, solo porque una compañía de seguros se niegue, no pague lo suficiente o demore el proceso de su reclamación, no significa automáticamente que esté actuando de mala fe. Es posible determinar que solo hubo un incumplimiento de contrato, y si es así, entonces tendrían que pagar el valor justo de la demanda. Para que prevalezca una demanda por mala fe, se debe comprobar que la compañía aseguradora actuó de manera irrazonable al negarse, al no pagar lo suficiente o se tomó más tiempo del necesario para investigar o encargarse de la demanda.

Cuando se ha comprobado que la compañía de seguros actuó de mala fe, la compensación recuperable podría ser sustancial. Esto podría incluir la cantidad real de daños y perjuicios a partir de la demanda más costos adicionales relacionados en los que se incurrió debido a la negación, los honorarios de abogados y los daños punitivos.

Si esto te ha pasado, te recomendamos buscar la ayuda de un abogado cualificado que se encargue de la demanda contra la aseguradora de tu seguro de casa.

Si su casa sufrio daños y tiene que presentar una reclamacion por daños a su casa, llamen a la Oficina del abogado Jose Francisco para orientarlos en sus derechos para presentar su reclamacion contra su compañia de seguro.